20041120

LACIUDADCERCADA

Hoy, si prendes la tele, puedes ver en todos tus canales preferidos como los ricos se van a hacer mas ricos en una suerte de "fiesta de cumpleaños" donde presidentes y empresarios conversarán de como vas a tener que trabajar mas horas para ellos y países con nombre de dificil pronunciación.

Quizás estoy exagerando. Para muchos toda esta cumbre televisada y televisable es para mejor. Mas negocios, mas producción, mas oportunidades y dinero para un país que crece. Tal vez para algunos mas que otros. Pero ingenuamente, crece.

Ayer, cientos de protestas dejaron en claro que somos una nación que gusta de expresarse y decir lo que piensa. El problema es que al mismo tiempo tambien colocamos en la mesa nuestro peor defecto: nuestra falta de ganas de frenar a los idiotas que siempre son capaces de arruinar actividades que se necesitan efectuar en paises en democracia como el nuestro: el derecho a decir lo que pensamos no nos lo pueden quitar ni tipos con trajes ni tampoco tarados con tiempo libre que se toman todo esto quemando calles.

¿Tiene la culpa la plaza de que cientos de chicos no sepan leer en africa? ¿tienen algun grado de culpabilidad los almaceneros, los restaurants, las vidrieras de los hoteles? ¿Hay alguien que me pueda explicar si el kioskero tiene algun grado de culpa en que unos pocos tengan mas dinero, mas derechos y mas posibilidades por nacer en otro lugar?

No, y eso es lo que en si provoca que nuestros reclamos sean tomados como niñerias.

Debemos aprender como país a reclamar y evitar que los de siempre, los tarados de pasillo de colegio, los graciositos de fila, que hoy juegan en el patio con fuego y mañana le daran con una piedra a nuestros hijos mientras los invitamos a reclamar por sus derechos del mañana sean castigados, identificados. Debemos demostrar civilidad. Podemos elegir. Podemos reclamar. Ahora pongamonos los pantalones y detengamos a los mediocres que siempre arruinaran nuestro objetivo: construir una nacion mas justa, un mundo mas justo.

No podemos dejar que los tontos que no tienen poder sean tan dañinos como los que si lo tienen.

1 comentario:

  1. Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.

    ResponderEliminar