20071229

LA REALIDAD VIRTUAL
Por Nicolás Copano, La Nación Domingo 16 de Diciembre



Tengo más de 900 amigos en Facebook y en el colegio lloriqueaba porque no me invitaban a jugar a la pelota. No tengo tarjeta cuando me presento en una reunión; prefiero citar el sitio corporativo de mi compañía de contenidos anotándolo en la memoria de la gente. Mi iPod acumula millones de segundos de sonidos comprimidos, y no veo ningún instrumento. He enviado muchos besos por celular y corazones por Messenger para expresar amor a distancia, y todavía no se compara con el tacto. Ceros y unos configuran la definición del mundo. Parece que hubiese más información que nunca, pero cada vez se imprimen menos hojas y se talan menos árboles. O al menos eso quiero creer, para sentirme bien mientras mi pantalla me quema las córneas. Durante los últimos 50 años, los medios de comunicación expandieron el mensaje sin fronteras, y ahora, como un gran hoyo negro, parece que todo se concentra a un solo punto desde los computadores. Esperemos que no estalle como un big crush de materia y nos quedemos cumpliendo las fantasías tecnoeróticas de apagón tecnológico de Elton John. Wikipedia.com es más grande que la Enciclopedia Británica. Y aunque tenga más errores, la colaboración universal tiende a corregirla. Todo lo contrario a la Wikipediars.com, que se vuelve más grotesca, bizarra y paralela a lo tangible. Un lugar donde Alfredo Lamadrid es un gran superhéroe y los videos de los conductores miembros de "Primer plano", puteando frente a la cámara de un celular todo lo contrario a lo que muestran en su glamoroso espacio de juicio a la vida privada , enseñan un mundo infantil y miserable. Igual al de uno.

Uno no es quién para juzgarlos. Al contrario, ahora caen mejor. Sólo la política inquisidora de los canales de televisión vuelve un asunto como éste un escándalo estilo alerta temprana de tsunami. Jordi, García-Huidobro y Efelbein superan sus propias realidades. Ellos también odian, igual que los que postean insultos a lo que se les cruce en "El Antro". Ellos también mastican lata esperando a su colega que se fue a cambiar el pantaloncito para verse bien y seguir fomentando la realidad virtual. Los famosos sudan, se ven feos sin maquillaje, lloriquean y joden. Son tan pelotudos como usted o como yo, pero como fingen inteligencia resultan tres veces más insoportables. Deberían reírse más. Que se desaten de la realidad virtual, de la corrección. Cada día estoy más convencido de que la gente prefiere ver a las Señoritas Fotolog con todas sus imperfecciones encubiertas por el Photoshop más que las minas del Kike Morandé. El error es amable y humano si es personal. Pero cuando afecta a la sociedad como Transantiago es inaceptable, porque se vuelve egoísta y tirano. Las fallas las sufren las víctimas y no los responsables, que vuelven a su casa en auto. Ojala pudiéramos apretarle Ctrl+Alt+Supr. Sólo ahí van a captar más votos y motivar a la gente a que vaya a sufragar. Mientras, seguirán siendo los oportunistas de siempre.

Y ahí siguen los ceros y los unos. Apretados en el Metro, los chicos sacan sus celulares y prefieren olvidar enviándose videos tontos por Bluetooth. Un nuevo "Wena N" nace en Punta Arenas y llega lentamente a la gran ciudad. Una Carmela estilo Blade Runner que queda como bataclana y se vuelve una estrella pop. Es como mezclar Coca-Cola con Menthos y ver un géiser. Son los "accidentes del futuro", como dice Leo Quinteros. Hay que cuidar las palabras de los celulares. No hay que cruzar la calle sin ropa. No hay que mentir tan seguido. Tan seguido. Que quede claro. Es realidad virtual, pero sigue siendo realidad al fin y al cabo.

1 comentario:

  1. Anónimo1:41 p.m.

    ayyy.escuche tu confesion el viernes.si que eres valiente chico.

    espero q leas esto y kero q sepas que te apoyo totalmente.

    una duda ¿es verdad? oor que eligiste un mal dia para decirlo. ...¿dia de los inocentes?

    bueno. da igual. me despido y grande canal.

    la maca.

    ResponderEliminar